subscribe: Posts | Comments

¡Hijo! Las hormigas anuncian lluvias…

0 comments

Hoy contraste de nuevo los conocimientos del abuelo con los pronósticos meteorológicos…

Por Bernardo Caamal Itzá.

Viernes 21 de junio, 2013)

La tecnología de hoy nos ofrece amplias ventajas, por un lado, desde la comodidad de la casa, las fotografías satelitales acompañados de sus respectivos boletines nos informan sobre el clima nacional, estatal y regional.

Por su parte los medios masivos de comunicación, tratan de estar al día con este tipo de información a sus lectores, ya  que en la actualidad es de suma utilidad en la toma de decisiones.

Para los agricultores, el hecho de saber la cercanía de las lluvias, es fundamental y de esta forma estar preparados para realizar alguna actividad o en su caso hacer algunos trasplantes, porque son los momentos idóneos para que no se mueran las plántulas .

Ser agricultor significa estar al tanto del clima para realizar con éxito la actividad planeada, recordé algunos de los consejos de quien trabajó de cerca el trabajo de la tierra. De tal forma, quienes han transitado en los últimos días por las carreteras del mayab, ha tenido la oportunidad de ver a los labriegos, estar cultivando sus milpas.

Trabajar la tierra no es fácil; en las mañanas, hay que estar preparados para afrontar el ataque de los chaquistes (t’áan us); al avanzar el día, de repente uno se encuentra al ataque de los tábanos (áaka’ach), pero si no soy caballo me decía de manera jocosa uno de los compas. Eso después de las 10 a 11 de la mañana, yuum k’íin (sol) hace de las suyas, porque debido al intenso calor, sentimos la necesidad de tomar abundante agua  y de paso el pozol (k’eyen).

Momentos de suma alegría, porque es cuando nos reunimos para platicar, incluso para recordar anécdotas, con el simple hecho de recordarlas, todos lo disfrutamos de alguna forma.

Ba’ax comer,  me decía hace unos ayeres el abuelo, si no hemos ganado los frijoles, aunque en  realidad lo decía en tono de broma; en realidad eso de las 2 de la tarde, en ocasiones uno escuchaba algunos truenos,  eso me alegraba , y no pasa mucho tiempo cuando nos llega de manera repentina una ligera brisa, y de paso una abundante precipitación.

El olor a tierra mojada, era lo característico de ésta época . Después de la lluvia lo aprovechamos para seguir chapeando entre los maizales, mientras trabaja me veía en la mente algunos pasajes de la vida, y sin darme cuenta, mi coa se llevaba consigo algunos cultivos…

Ahora que le digo a él, y trataba de pararlos de nuevo, pero sé que de alguna forma no tardaran en morir.. mosa’ ta ch’aka’ le pak’aloobo’ –verdad que cortaste estos cultivos- me reprochaba el abuelo. En ocasiones, eran los momentos para preguntarle, porque en cada hueco hay de 3 hasta de 5 tipos de plantas.

El me decía,  mientras crecen las plantas de maíz, ahí el frijol se enreda en las matas, y abajo las calabazas aprovechan el espacio que existe entre los maizales. Ningún espacio se deja sin cultivarse, hay que aprovechar las lluvias…

-¿Y las lentejas?

-¡Hijo! Es una planta muy noble, porque después de que dobles la caña del maíz, se queda ella para seguir dando, ya para ese entonces las calabazas ya fructificaron. En la milpa hay que cultivar de todo, eso significa garantizar el éxito de la cosecha, porque si sólo cultivas un sólo tipo de planta, que tal si llega un ciclón y te barre tu cultivo ¿Que vas a cosechar y comer en todo un año?

-Nuestra lógica de cultivar la tierra está relacionado con el clima, sabemos que existen épocas muy malas o muy buenas, y trabajarlas, eso significa que debemos tener muy claro que antes de cultivar la tierra, hay que estar atentos a los mensajes de la naturaleza, incluso de nuestros sueños, me compartía.

-¡Baj no te creo. ¡Mira esas hormigas! Cuando de repente miras que vienen por doquier, y cargando a sus hijos, significa que durante varios días no cesara de llover.., coincidentemente este pronóstico se cumplía, de esa forma, mi abuelo no sólo se ganó a pulso mi reconocimiento sino la necesidad de estar cerca de él, hasta que un día  él ya no pudo ir más en ese lugar donde siempre me enseño.

Hoy de repente, entre los maizales vi que venían por doquier  un sin fin de hormigas y llevándose consigo a sus hijos, eso me hizo recordar de nuevo esa figura paterna, curiosamente eso de las 4 de la tarde del día de hoy, trate de constatar de nuevo esos conocimientos del abuelo, y  leí en cuanto al pronóstico meteorológico, donde decía que para el oriente de Yucatán, por la tarde llovería, pero no apareció en el mapa si en Oxkutzcab llovería, sin embargo eso de las 5.15 pm llegó un chubasco por la ciudad.

Luego, seguí consultando el estado del tiempo, y me enteré que para los próximos días aumentaría el potencial de lluvias, y eso me hizo sonreír de nuevo…

Leave a Reply